La mala postura ¿se puede corregir?

28 Mar, 22 | 5 Comentarios

Corregir la mala postura es uno de los temas que tiene más interés actualmente. A partir del aumento del uso del computador y las horas que se está sentado por motivos laborales o de entretenimiento, la conversión de cómo sentarse suele aparecer como una de las protagonistas de la actualidad.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que la postura no se trata de un concepto cerrado. Al contrario, se trata de un concepto que permite cierta flexibilidad y margen de cambio, a pesar de esto, muchos insisten en simplificarlo en una buena o mala postura.

Más allá de esto, la postura es un tema más complicado que limitarse a si existe una buena o mala. Aunque, si bien es cierto que existen posturas que son más exigentes para los músculos y nervios, lo más importante es evitar los malos hábitos en términos de posturas, como pasar mucho tiempo de inactividad o adecuarse a tomar una sola postura cuando se está sentado.

De esta forma, es muy común que surja la pregunta si se puede corregir una mala postura o no y eso es lo que trataremos de responder en este artículo.

¿Por qué se debe corregir la mala postura?

 Antes de comenzar a darle respuesta a la pregunta del título, es importante entender cuál es la motivación detrás de corregir una mala postura, si esto es verdaderamente relevante en el día a día o basta con ignorarlo.

 

 

 

1. Favorece indirectamente al alivio del dolor

Los dolores suelen relacionarse con ciertas posturas y cómo afectan estas a los músculos. Sin embargo, no hay una evidencia científica que establezca la relación entre ciertas posturas y la aparición de dolores. Es decir, esta creencia tan común y popular es completamente falsa.

De esta forma, el mejor tratamiento para el dolor no es corregir la postura. De hecho, lo más recomendable, como siempre, es acudir a un especialista ante la aparición de cualquier dolor para conseguir un diagnóstico preciso y poder tomar las consideraciones correspondientes para curarlo.

 Más allá de esto, el tratamiento para los dolores músculo esqueléticos están sustentados en la actividad física constante, supervisada y controlada, y los ejercicios que el especialista considere pertinentes de acuerdo al tipo de dolor que corresponda.

 En ese sentido, uno de esos ejercicios puede estar vinculado a tomar una mejor postura, cambiar de posición con regularidad y hacer actividad física con frecuencia. Es decir, corregir la postura puede ayudar a aliviar los dolores de forma indirecta. En nuestro ultimo articulo, te proponemos 5 consejos para mejorar tu postura sentada.  

 

ejercicios, dolor y postura

En términos generales, corregir la mala postura puede ir de la mano con los ejercicios centrados en el alivio del dolor. Así, es posible aliviar la tensión en los músculos con la finalidad de desaparecer estos dolores que resultan tan molestos.

 

 

 

2. Mejora la estética de cada persona

Verse bien es importante, esto mejora la percepción que tiene el entorno sobre la salud de una persona e incluso la autopercepción de esta misma. Por lo general, la idea de que alguien que se bien también es más saludable es de las más arraigadas, incluso de forma inconsciente.

Por supuesto, una mala postura no es favorecedora en términos de salud y mucho menos en términos estéticos. La espalda encorvada, la cabeza hacia adelante y los hombros redondeados no son para nada atractivos, puede incluso ser tomado como un signo de que una persona es inactiva físicamente o demasiado sedentaria según el criterio de muchos.

En ese sentido, si se está buscando causar una mejor impresión, verse mejor y transmitir su energía en los demás, es conveniente tener una postura correcta, tanto al estar sentado como cuando se está de pie.

Una mejor postura es una excelente forma de verse mejor mientras cuida su salud, una postura ineficiente solo le resta elegancia y estética a la presencia de una persona.

 

 

 

3. Corregir la mala postura mejora la confianza

La confianza en sí mismo puede ser la diferencia entre tener éxito o no en la aplicación a un trabajo, un examen académico o incluso en el tema del amor. Por supuesto, la seguridad puede incitar a tomar riesgos que resulten en un escenario favorecedor y abra las puertas a escenarios que no estarían disponibles para personas inseguras.

Por su parte, la inseguridad es todo lo opuesto. Una persona insegura tiene problemas importantes al momento de tomar decisiones, no sale de su zona de confort y se cierra a nuevas oportunidades solo por el temor de que algo no salga bien.

En ese sentido, es sumamente importante tomar hábitos que mejoren la seguridad y confianza en sí mismo, por muy grandes o pequeños que sean, son hábitos que suman para mejorar la autopercepción y favorecen a la confianza.

 

 

 

corregir la mala postura para tu confianza

 

Tener una mejor postura es de estas cosas que mejoran la confianza y seguridad propia. En consecuencia con el punto anterior, una persona que se ve bien es más segura y confiada en sí misma, precisamente, una mejor postura ayuda a verse y sentirse mejor.

 Nuevamente, la confianza es sumamente importante. Verse mejor ayuda a esto y la postura es clave para transmitir al entorno una apariencia llena de seguridad, confianza y dispuesta a asumir retos.

 En definitiva, corregir una mala postura no es algo que deba ignorarse. Las motivaciones para tomarse el tiempo de crear el hábito de tener una buena postura, actividad física constante y evitar el sedentarismo son muchas, hacerlo tiene sus beneficios tanto a nivel físico como psicológico.

 

 

 

¿Se puede corregir la mala postura según objetivos específicos?

 Los mitos sobre la postura son muchos en la actualidad. Los profesionales de buena trayectoria critican mucho de lo relacionado a corregir la mala postura y se sustentan en la evidencia científica.

El primer problema de los especialistas con el tema de corregir la mala postura está en las falsas promesas que suelen acompañar a los discursos, ya que muchos aseguran que con corregir la mala postura se puede conseguir aliviar dolores y demás.

 En este ángulo de la conversación en particular, los especialistas tienen razón en estar en contra, ya que no hay evidencia que relacione una mala postura con los dolores y, por supuesto, corregirla tampoco aliviará directamente los dolores.

Sin embargo, los especialistas que se oponen al tema de corregir la mala postura dejan de lado que las personas no solo buscan corregir su postura por aliviar dolores. Es decir, va más allá de un tema de aliviar dolores, algunos buscan corregir su postura bajo sus propios objetivos y para alcanzar ciertas cosas.

 A continuación, detallamos algunas de las motivaciones más comunes que tienen las personas al momento de buscar corregir su postura.

 

 

 

1. Mejorar su actividad física

La postura es un fiel reflejo de la actividad física, una mala postura puede indicar desequilibrios musculares a partir de hábitos incorrectos que llevan a esto. Por su parte, una buena postura es el indicio de un buen equilibrio muscular y actividad física constante.

Por supuesto, mejorar la postura pasa por evitar el estilo de vida sedentario, moverse más y ser más activo. Todo esto, termina reflejándose en la postura y ayuda a verse, sentirse y estar mejor.

La falta de actividad física hace que se use muy poco los músculos de la espalda o glúteos, solo por dar un ejemplo. Entonces, quienes tienen poca actividad física van generando estos desequilibrios y termina reflejándose en su postura con cabeza adelantada, hombros caídos y demás. Es decir, la postura es el delator más fiel al nivel de actividad física que se hace.

 

 

 

cabeza adelantada

 

 

Descubre ejercicios para corregir la cabeza adelantada

No solo eso, la postura refleja tanto lo que se hace como lo que no se hace. Sin embargo, al ser un tema centrado en los hábitos y la actividad física, es posible revertir los efectos negativos y producir cambios bastantes rápidos en los músculos.

 

 

Gracias a la actividad física, es posible desarrollar fuerza y resistencia para compensar el sedentarismo y la falta de actividad. Nuevamente, es un tema de hábito que con buenas prácticas, un plan adaptado a sus necesidades y ejercicios constantes se puede revertir para conseguir la transformación que se está buscando.

 

 

 

2. Mejorar en términos estéticos

Tener una buena apariencia, verse y sentirse bien es clave para mejorar su relación con el entorno. La confianza en sí mismo es clave para animarse a tomar nuevos retos y experimentar cosas nuevas, tal como se describió anteriormente.

Uno de los objetivos frecuentes en quienes buscan mejorar su postura es simplemente eso: verse bien. Tener una presencia con buena postura indica seguridad, confianza y elegancia para el entorno, esto puede ser clave en las interacciones sociales del día a día y puede marcar la diferencia en cualquier área de la vida cotidiana.

verse bien con su postura

En ese sentido, una persona con buena postura, ante los ojos de los demás, es una persona más saludable y con mejor hábitos físicos. Realmente esto no se escapa de la realidad, tal como repasamos anteriormente, la postura es un fiel reflejo de la actividad física y los hábitos de una persona. Sin duda, este es un objetivo completamente válido para mejorar su postura.

 

 

 

3. Los efectos psicológicos

Mejorar la postura con una motivación psicológica también es bastante común. Las posturas pueden surgir de forma inconsciente, esto según la teoría emocional incorporada, que indica que el cuerpo expresa señales emocionales de forma inconsciente. Es decir, alguien puede adoptar cierta postura cuando está molesto, cuando se siente inseguro o cuando está estresado.

 

 

Asimismo, la teoría de la autovaloración también entra en juego. Esta se refiere a cómo la postura está afectada por las emociones, es decir, si alguien se siente con confianza y seguro de sí mismo puede tener cierta postura, mientras que alguien insegura puede adoptar otra.

 

 

Entonces bien, ser más consciente de la postura que se está tomando y el mensaje que transmite para el entorno, puede favorecer a interacciones sociales más efectivas. Además, ser consciente de este efecto psicológico puede ayudar a identificar emociones y ser más consciente de estas con mayor eficiencia.

 

 

 

En conclusión, ¿se puede corregir una mala postura?

 

 

Es común encontrarse con material que explica cómo corregir la mala postura. Sin embargo, las personas suelen centrarse en aliviar los efectos de sus posturas problemáticas, es decir, los dolores y demás, en lugar de cambiar la causa real del problema.

 

 

Las personas suelen buscar que se solucione un síntoma que les está indicando de un problema en su cuerpo en lugar de atacar el problema, entonces, la forma de comenzar a corregir la postura es entender y concientizar de que los dolores, síntomas e incomodidades son la manifestación de un problema más complejo.

De hecho, aún para las personas que tienen claro que se trata de la manifestación de un problema puede ser complicado, ya que se les suele complicar hablar del aspecto psicológico y emocional del problema.

En ese sentido, para una persona que adopta cierta postura de forma inconsciente por una situación particular, el comienzo de la corrección está en hacerlo consciente de esta postura para evitar los problemas consecuentes.

 

 

Además, es conveniente informarse de los efectos que tienen las emociones en la postura y viceversa. Saber tratar con el estrés, conseguir un equilibrio entre la vida personal y laboral pueden ser un buen comienza en la arista psicológica del problema.

 

 

Por supuesto, los cambios en los hábitos diarios son esenciales para conseguir corregir la postura. Es decir, un buen plan de ejercicios, mantenerse activos, cambiar de postura con frecuencia, relacionarse mejor con la actividad física y eliminar el sedentarismo son piezas claves en este proceso de corregir la postura.

Finalmente, se debe tener claro que la corrección de postura es un proceso que necesita tiempo, motivación y esfuerzo al involucrar hábitos de la vida cotidiano. Si al conseguir un avance, vuelven a aparecer los problemas del inicio, inevitablemente se repetirán las posturas problemáticas.

 

 

 

 

 

5 Comentarios

  1. Sixto

    Gracias por tu post, estoy siguiendo tu programa de espalda por lumbalgias y que importante es fortalecer y reconocer como el cuerpo te habla según haces los ejercicios. Un abrazo desde Madrid.

    Responder
    • Julien

      Gracias a ti! me alegra que te guste el programa. Sigue cuidando a tu espalda! abrazo grande

      Responder
  2. Lucero Tapia

    En ocasiones la vida me pone delante de personas maravillosas como tú.
    Es muy cierto que este tipo de artículos son para hacer consiente a las personas y atraer así mismo para tu plan de trabajo.
    Pero pocas personas como tú, comparten esos conocimientos para ayudar a más y más gente.

    Soy una de esas personas que aunque no tiene la solvencia económica para comprar un plan contigo (por el momento) agradece mucho este tipo de artículos, videos y demás.

    Felicidades! Eres un excelente ser humano y de ahí parte todo.

    Saludos desde México. Comparto mi sueño de algún día poder ser parte de tu plan. Te admiro muchísimo.

    Responder
    • Julien

      Muchisimas gracias Lucero! no te preocupes, ya hay mucho que puedes hacer con todos los videos de instagram y Youtube. Miles de gracias por tu mensaje, voy a seguir asi!

      Responder
  3. Inma

    Cuando se tiene un dolor de espalda que duele hasta el respirar,no importa la postura.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CATEGORÍAS

Inscríbete GRATUITAMENTE a mi Masterclass Espalda

Todo lo que necesitas saber sobre la espalda baja para liberarte de tu dolor.

Share This